viernes, 30 de diciembre de 2011

la misión

La misión de un padre o de una madre es grande, porque están trayendo un nuevo invitado al mundo, que no sabe nada, pero que trae con él un potencial. Y a menos que ese potencial crezca, será infeliz.
A ningún padre le gusta pensar que sus hijos son infelices; quie­ren que sean felices. Lo único que ocurre es que su forma de pen­sar está equivocada. Se creen que si se convierten en médicos, en profesores, en ingenieros o en científicos, entonces serán felices. ¡No saben! Ellos sólo serán felices si se convierten en lo que han venido a convertirse. Sólo pueden convertirse en el potencial de la semilla que llevan en su interior.
Por eso procura por todos los medios posibles darles libertad, darles oportunidades. Normalmente, si un niño le pide algo a su madre, la madre sencillamente dice no, sin ni siquiera escuchar lo que está pidiendo. «No» es una palabra autoritaria; «sí» no lo es. Por eso ni un padre ni una madre ni cualquier persona que sea au­toritaria quiere decir sí a una cosa ordinaria.
El niño quiere jugar fuera de la casa: «¡No!» El niño quiere sa­lir mientras está lloviendo y quiere bailar bajo la lluvia: «¡No! Te cojeras un catarro.» Un catarro no es un cáncer, pero un niño al que se le ha impedido bailar bajo la lluvia, y que no ha sido capaz de volver a bailar otra vez, se ha perdido algo importante, algo muy hermoso. El catarro hubiera valido la pena, y no es seguro que se hubiera pillado un catarro. De hecho, cuanto más lo proteges, más vulnerable se vuelve. Cuanto más le permites, más inmune se hace.
Los padres tienen que aprender a decir sí. En el 99 por 100 de los casos, cuando normalmente dicen que no, lo hacen simplemente para mostrar su autoridad. No todo el mundo Puede ser el presidente de un país o puede ejercer su autoridad sobre millones de personas. Pero todo el mundo puede convertirse en un marido, para ejercer su autoridad sobre su pareja; todas las mujeres pue­den ser madres, para tener autoridad sobre su hijo; todos los ni­ños pueden tener un osito de peluche, y tener autoridad sobre su osito de peluche...Esta es una sociedad autoritaria.
Lo que estoy diciendo es que creando niños que tengan liber­tad, que han oído «sí» y que raramente han oído «no», la socie­dad autoritaria desaparecerá. Tendremos una sociedad más hu­mana.
De modo que no se trata sólo de los niños. Esos niños se van a convertir en la sociedad del mañana: el niño será entonces quien muestre a la humanidad a ser más humano.
                                           

jueves, 29 de diciembre de 2011

reflejando emociones


...suscribirte a este rincón,,,genera motivos para continuar....saludos



miércoles, 28 de diciembre de 2011

doce palabras


0 a 4 meses



Adaptación: siguiendo el móvil
Prepare un juguete llamativo sostenido por un cordón ( sugiero ser un peluche llamativo). Inicie la actividad colocando a la altura de la mirada del niño el juguete para atraer su atención, muévalo suavemente y charle con él, ahora aléjelo lentamente de la mirada del niño hasta que la pierda de vista.  Vuelva a repetir la acción por varias veces. Con ello estará estimulando los primeros reflejos visuales en el bebe.

5 a 10 meses



Lenguaje: silabeando
Durante este periodo surgen las primeras palabras. Juega con el niño a silabear es decir acércate a su carita y repítele silabas como: ta ta ta, pa pa pa, ma, ma, ma, etc. Cada que tomes una silaba para repetirla al bebe propicias la construcción de las palabra como ta ta taza, pa pa, papa, etc.

10 meses a 1 año



Lenguaje: mirando revistas
Busque algunos cuentos o revistas con imágenes grandes para dárselas al bebe una por una. Por periodos cortos, permitiéndolo que fije su vista en imágenes grandes y llamativas lo cual estimula su capacidad de atención y control de sus manitas.



2 y 3 años



Afectivo - Social: celebraciones
Lleve a dar un breve paseo al niño por centros comerciales o parques donde pueda contactar con los festejos, adornos o fiestas decembrinas, con ello le permite visualizar y contactar  con la temporada de celebraciones.

martes, 27 de diciembre de 2011

0 a 4 meses



Adaptación: Acercamiento hogareño
Acerque al bebe a rostros familiares  con la finalidad de contactar con diferentes miradas, tonos de voz, energías y en especial preparar al bebe para adaptarse a su entorno hogareño.

5 a 10 meses



Psicomotricidad: sentadito
Siente al bebe apoyado por cojines o almohadas. Ahora para estimular el agarre de objetos con las manitas, coloque varios juguetes alrededor del bebe para que intente estirarse a tomarlos y manipularlos. Una vez que los toma y los explora, retírelos y coloque nuevos para que no pierda el interés

10 meses a 1 año



Psicomotricidad: chapoteando                     
Previo a la actividad prepare una tina con agua calientita. Siente al bebe en una silla pequeñita con los piecitos desnudos, colocada la tina al frente del bebe meta sus pies a la tina masajeándolos con el agua calientita. Ahora muestre al niño como chapotear con los pies dentro de la tina de agua. El momento creara un gran placer de al bebe y a la vez Usted estimulara su futura marcha.

2 y 3 años



Psicomotricidad: solo amigos
Invite a amiguitos que coincidan con la etapa del niño y prepáreles una fiesta en casa, con globos, confetis, juguetes y pastelillos de tal manera que propicie la socialización  de su hijo de manera divertida. Le sugiero que el número de niños no exceda a cinco amiguitos con la finalidad de crear entre ellos un clima de interacción y participación cercana.

lunes, 26 de diciembre de 2011

0 a 4 meses


Adapatación: tónico - nucal
Es momento de estimular el reflejo tónico – nucal. Para ello recueste al bebe entre sus brazos y atraiga su mirada charlándole y meciéndolo delicadamente. Ahora para estimular su reflejo tónico nucal acerque su cara a un extremo del niño para que la busque con la mirada estimulándolo a mover su cuellito y por lo tanto la cabecita. Ahora repita la acción al otro lado para que gire nuevamente la cabecita el bebe. 

5 a 10 meses



Afectivo – Social: caras
Para esta actividad prepare previamente una sabanita ligera. Sentada con el niño jueguen a hacer caras invitándolo a imitarla. Primero cúbrase la cara con la sabanita y al descubrirla muestre una cara feliz. Ahora vuelva a cubrirse la cara y al destaparla muestre una cara triste. Continúe de igual manera con todas las caras posibles (enojada, llorando, fruncida, etc,) Esta actividad familiariza al niño con los estados emocionales.

10 meses a 1 año


Psicomotricidad: gateo
Coloca una colchoneta sobre el piso  y ahora recuesta al bebe boca abajo. Primero deberá estar totalmente en un postura sedente, ahora llama su atención colocándole un cuento al frente para que cambie las hojas el mismo (cuida que sea un cuento corto). En un segundo momento retira el cuento y ahora levanta al bebe colocándolo en cuclillas en la posición de gateo, con la espaldita recta, mantelo así por breves segundos y siéntalo de inmediato. Nuevamente vuelve a repetir el ejercicio. Concluido el ejercicio permite al bebe que se desplace por sí mismo. 

2 y 3 años



Afectivo - social: tiempo de fiestas
Esta temporadas festivas y de visitas familiares son ideales para propiciar en el niño nuevos esquemas de socialización pues lo estará estimulando a contactar con la familia o con gente diferente, lo cual le resulta ampliamente favorable pues aprende nuevas normas o aplica las conocidas. Si el niño se muestra irritable o agresivo a la hora de interactuar, no lo obligue pues aun no está preparado para ello. 

viernes, 23 de diciembre de 2011

rostro original

El rostro original del niño es tan valioso que cualquier problema vale la pena. Es tan valioso que, pagues lo que pagues, sigue siendo barato; no te está costando nada. Y qué alegría el día que te encuen­tras a tu hijo con su rostro original intacto, con la misma belleza que trajo al mundo, la misma inocencia, la misma claridad, la misma ale­gría, jovialidad, la misma vitalidad... ¿Qué más puedes pedir?
Tú no le puedes dar nada al niño, sólo puedes tomar. Sí real­mente quieres hacerle un regalo al niño, éste es el único posible: no interfieras. Arriésgate y deja que el niño se adentre en lo desco­nocido, en lo inexplorado. Es difícil. Un gran temor paraliza a los padres: ¿quién sabe qué le puede pasar al niño?
Respeta a los niños, hazles intrépidos.               
Pero si tú mismo estás lleno de miedo, ¿cómo vas a hacerles in­trépidos?
No les impongas el respeto hacia ti porque eres su padre, su papá, su mamá, esto y aquello.
Cambia esta actitud y mira la transformación que el respeto puede aportar a tus hijos
Si los respetas, te escucharán con más atención. Si los respetas, tratarán de entenderte a ti y a tu mente con más atención. Tienen que hacerlo. Y de ninguna manera les estás imponiendo nada; por eso si al entenderlo sienten que estás en lo cierto y te hacen caso, no perderán su rostro original.
El rostro original no se pierde por actuar de una cierta manera. Se pierde por obligar a los niños en contra de su voluntad.
El amor y el respeto pueden ayudarles dulcemente a entender mejor el mundo, puede ayudarles a estar más alerta, conscientes, atentos, porque la vida es preciosa y es un regalo de la existencia.

jueves, 22 de diciembre de 2011

viernes, 16 de diciembre de 2011

tu cara y la cara del niño

Si miras las caras de los niños cuando llegan, nuevos de la fuen­te misma de la vida, percibirás una cierta presencia que no puede ser nombrada; es innombrable e indefinible.
El niño está vivo. No puedes definir su vitalidad, pero está allí, puedes sentirla. Hay tanta que por más ciego que estés no podrás perdértela. Es fresca. Puedes oler la frescura alrededor del niño. Sin embargo esa fragancia, poco a poco va desapareciendo.
Había llegado con una inmensa fragancia, inconmensurable, indefinible, innombrable. No podrás encontrar algo más profundo que mirar a los ojos a un niño. Los ojos de un niño son un abismo, una claridad, una iluminación. Desafortunadamente la so­ciedad va destruyéndolos, será tan sutil y transparente que ante los ojos de ella será casi imposible percatarse,  pronto sus ojos serán sólo superficiales; de­bido a las capas y capas de condicionamiento o sufrimiento, esa profundidad, esa inmensa profundidad habrá desaparecido mucho antes. Solo quedara el recuerdo su cara original. Voltea mirarte al espejo y pregúntate: acaso: mi cara aun posee esa mirada angelical? 
El niño es consciente pero sin pensamientos. Esa es la cara original del niño.
Una vez ésa también fue tu cara, y a pesar de que la has olvida­do, todavía está ahí en tu interior, esperando ser redescubierta al­gún día. Estoy diciendo redescubierta porque la has descubierto muchas veces en tus vidas pasadas…y una y otra vez la has vuelto a olvidar.
Quizá incluso en esta vida ha habido momentos en los que has estado muy cerca de conocerla, de sentirla, de serla. Pero el mun­do y sus contaminaciones están demasiado presentes en nosotros. Su atracción es muy gran­de, y nos atrae en mil y una direcciones. Te está atrayendo en tantas direcciones que te fragmenta diariamente. Es un milagro cómo la gente sigue arreglándoselas para mantenerse de una pieza. Si no fuera así, una de sus manos iría hacia el norte, la otra iría hacia el sur, su cabeza iría hacia el cielo; todas las partes saldrían volando por todos lados.
Sin duda es un milagro cómo te las arreglas para mantenerte de una pieza. Quizá la presión de todos lados es tanta que tus manos, tus piernas y tu cabeza no pueden volar. Eres presionado por todos lados imantándote a la vida para continuar.
Incluso si por casualidad sucede que te encuentras con tu cara original, no serás capaz de reconocerla, te será totalmente extraña. Quizá te la estés cruzando de vez en cuando, por casualidad, pero ni siquiera le dices «¡Hola!» Es un extraño y quizá, en el fondo, hay un cierto temor corno el que sientes hacia cualquier extraño.
Y cómo podemos salvar el rostro original de nuestros hijos.
No tienes que hacer nada directamente.
Todo lo que hagas directamente será una interferencia.
Tienes que aprender el arte de no hacer.
Es un arte muy difícil. No es algo que tengas que hacer para proteger, o para salvar, el rostro original del niño. Cualquier cosa que hagas distorsionará el rostro original. Tienes que aprender a no hacer; tienes que aprender a mantenerte alejado, fuera del ca­mino del niño. Tienes que ser muy valiente para esto, porque dejar al niño solo es arriesgado. Estoy hablando de la independencia emocional del niño, de ser altamente sensible para observar el carácter de tu hijo para guiar su inteligencia emocional y erradicar los exabruptos emocionales del adulto. Para ello se requiere de una altísima tolerancia, lo cual si la miras como una oportunidad: el rostro del niño, también fue tu rostro, solo déjalo aflorar nuevamente.


miércoles, 14 de diciembre de 2011

0 a 4 meses

Lenguaje: un breve descanso
Contribuya con el equilibrio de bebe en su postura corporal al recostarlo por breves instantes boca abajo recorriendo con la punta  de sus dedos la columna del bebe, inicie del cuello hacia abajo, nunca de abajo hacia arriba. Repita el ejercicio varias veces con intervalos de descanso al regresarlo a su postura normal.

                                                             

5 a 10 meses

Psicomotricidad: estirándose
Ejercite las piernitas del bebe preparándolo para su futura marcha. Para ello colóquelo boca abajo sobre una colchoneta: Inicie masajeando de arriba abajo las piernas, ahora voltéelo boca arriba y vuelva a masajear. Colóquelo nuevamente boca abajo y coloque frente a él varios juguetes atractivos. Sosténgale los pies para que intente estirarse e ir por los juguetes. Lo relevante de la actividad radica en el estiramiento del niño por sí solo

10 meses a 1 año


Psicomotricidad: caídas libres  
Es importante recomendarle que esta actividad la realice sobre la cama y extremando precauciones. Recueste al bebe entre sus brazos mirando hacia arriba, enseguida acerque su cara a la de él para darle confianza, ahora retírela y eleve sus brazos a una altura de 10 cms  de la cama con el bebe encima. Cuente uno, dos  y tres y  deje caer al bebe sobre el colchón de la cama, extremando las precauciones. Si observa que el niño se mostro eufórico a la hora de soltarlo continúe, si se asusto suspenda la caída. Este tipo de actos generan en el niño una sensación de vacío y experimenta a la vez sensaciones extremas. 

2 y 3 años


Afectivo - Social: arropando muñecos
Jueguen a envolver a los muñecos. Para ello prepare de dos a tres muñecos y sabanitas pequeñas para jugar a envolverlos. Muestre al niño como hacerlo y cada quien envuelva  su muñeco a manera de arroparlo para que no pase frio. Al charlar y arropar al muñeco Usted interacciona con el niño generando un clima de confianza y afecto hacia su hijo a la vez que estimula los movimientos de brazos y manos del niño.

martes, 13 de diciembre de 2011

0 a 4 meses

Adaptación: ruiditos
Provéase de objetos que produzcan diferentes sonidos con la finalidad de estimular la capacidad auditiva del bebe. Pueden ser las llaves, un celular, una campana, unos cascabeles, etc. Ahora toque uno a uno a la altura de la vista del bebe para atraer su atención. Charle con el respecto al objeto que está tocando. Este tipo de estímulos familiariza al bebe con diferentes sonidos y Usted se percata de la capacidad auditiva del niño al perseguir con la mirada el origen del sonido.
                

5 a 10 meses

Lenguaje: trompetillas al aire   
Siéntese con el niño de frente y haga trompetillas con los labios fruncidos o pegados  emitiendo sonidos fuertes o suaves, acerque su cara a la del niño motivándolo para que la imite, ahora saque y meta la lengua moviéndola  lenta o rápidamente, arriba  o abajo, concluya haciendo taquito o rollito la lengua. Finalmente abra lo más grande que pueda la boca y ciérrela, invitando al bebe a que la imite. Este tipo de ejercicios realizados por varias series preparan las articulaciones del futuro lenguaje en el bebe. 

10 meses a 1 año

Psicomotricidad: incansable explorador            
Permítale al niño que por breves instantes  gatee por toda la casa de tal manera que explore por sí mismo, cuidando no dejar sustancias o objetos  peligrosos a su alcance. A la vez que estimula su gateo favorece su exploración normal a esta edad.

2 y 3 años

Psicomotricidad: jugando con agua

Provéase de una botella de plástico, grande de preferencia, un embudo, un vaso de plástico y una tina pequeña con agua. Siéntese con el niño en una zona apropiada para derramar agua, coloque los  materiales a su alrededor. Ahora muéstrele como llenar con agua la botella, para ello coloque el embudo en la botella, tome agua de la tina con el vaso y vacié a la botella. Este tipo de actividad resulta atractiva para el niño pues jugar con agua siempre le será novedoso. Con esta actividad propicia el equilibrio óculo manual, y el niño experimenta con líquidos

lunes, 12 de diciembre de 2011

0 a 4 meses

Adaptación: reflejos primarios
Estimule los diferentes reflejos primarios del bebe en diferentes partes de su cuerpo. La manera más sencilla de realizarlo es colocando al bebe sobre la cama desnudito y bajo un clima acogedor. Previamente frótese sus manos con un aceite relajante,  a continuación inicie a masajear  el tórax de bebe con la palma de las manos,  a continuación de pequeños golpecitos únicamente con la punta de los dedos igualmente sobre el tórax, finalmente vuelva a masajear. Ahora continúe con el resto de las extremidades donde se presentan los reflejos primarios como son la espalda, los brazos y   las piernitas. Este tipo de masajes activan lo reflejos del bebe además relajan todo su cuerpecito. Semana guadalupana dedicada a la vírgenes de todo el mundo que interceden por el ser humano ante Dios. 

5 a 10 meses

Afectivo - Social: recorrido hogareño
Contribuya a familiarizar al bebe con su ubicación espacial respecto a su entorno mediante un breve paseo.  Como llevarlo a la cocina charlándole  brevemente acerca de lo más relevante que hay  en ella. Ahora pasen de la cocina a la sala de igual manera, con la finalidad de desplazar al niño en diferentes entornos hogareños, procure llevarlo en brazos, para que la vista de lo que observa el bebe  se encuentre a la misma altura de Usted.  Semana guadalupana dedicada a la vírgenes de todo el mundo que interceden por el ser humano ante Dios.

10 meses a 1 año

Afectivo - Social: preparando la papilla
Esta actividad la sugiero para ser realizada previo a los alimentos del bebe. Dependiendo de lo que comerá el niño  le sugiero que le muestre previamente el alimento que será preparado sea fruta o verdura. Por ejemplo: Si va a ser papilla de zanahoria désela previamente lavada y entera para que la manipule con las manitas, se la lleve a la boca, la explore,  o la huela, muéstrele cómo hacerlo de tal forma que contacte previamente con el vegetal. Posteriormente dele la papilla como acostumbra, lo relevante de la actividad es familiarizar al niño con sus alimentos utilizando sus sentidos del tacto, el olfato y la vista. Semana guadalupana dedicada a la vírgenes de todo el mundo que interceden por el ser humano ante Dios.


2 y 3 años

Psicomotricidad: rallones
Siente al niño en una mesita pequeña y dótelo de crayones y hojas para rallar libremente. Déjelo solo por unos instantes y suspenda la actividad en cuanto vea que el niño ha perdido el interés. Este tipo de ejercicios libres generan concentración en el niño y ejercita sus manitas. Semana guadalupana dedicada a la vírgenes de todo el mundo que interceden por el ser humano ante Dios.
                               

viernes, 9 de diciembre de 2011

intimidad INFANTIL

El niño necesita intimidad porque todo lo que es hermoso crece en la intimidad. Esta es una de las leyes fundamentales de la vida. Las raíces crecen bajo tierra; si las sacas de la tierra empiezan a morir. Necesitan intimidad, total intimidad. El niño crece en el vientre de la madre en la oscuridad, en soledad. Si sa­cas al niño a la luz delante de público morirá. Necesita nueve me­ses de absoluta intimidad. Todo lo que necesita crecer, necesita in­timidad. Una persona adulta no necesita tanta intimidad porque ya ha crecido, pero un niño que inicia a crecer necesita mucha intimidad.
Los padres se preocupan mucho cuando ven que el niño ha de­saparecido o está solo; inmediatamente se preocupan. Tienen mie­do, porque si el niño está solo, temen que algo le pueda suceder. Se tiene que mover dentro de unos límites, para que los padres le puedan vigilar, porque al vigilarle lo están protegiendo y aunque resulta necesaria la protección, todo niño requiere de ciertas dosis de intimidad para  desarrollar su individualidad. Al vigilar al niño excesivamente le están creando una personalidad lo cual no es nada más que un envoltorio pues personalidad significa máscara que viene de la hermosa palabra persona.
Contrario a ello el niño tiene que estar continuamente en guardia porque está siendo observado. Tú mismo te puedes dar cuenta: cuando te estás dando un baño eres una persona totalmente diferente; en el cuar­to de baño puedes dejar tu máscara a un lado. Hasta las personas adultas que son muy serias empiezan a cantar, a tararear. ¡Hasta las personas adultas empiezan a poner caras delante del espejo! Estás solo ‑eres perfectamente consciente de que has echado el cerrojo a la puerta‑, pero si de repente te das cuenta de que alguien te está mirando por el agujero de la cerradura, sucederá un cambio inme­diato. Te pondrás otra vez serio, la canción desaparecerá, dejarás de poner caras delante del espejo; empezarás a comportarte como se supone que debes comportarte. Esta es la personalidad, estás de vuelta en el envoltorio.
Un niño necesita una enorme intimidad, tanta como sea posi­ble, el máximo de intimidad, para que pueda desarrollar su in­dividualidad sin interferencias, sin vigilancias, sin cuestionamientos invasivos…. este será  el camino que llevara a florecer la individualidad del niño.


miércoles, 7 de diciembre de 2011

0 a 4 meses



Lenguaje: Sonidos
Provéase de varios objetos que generen diferentes sonidos (campana, cascabel, llaves, maderitas, corcholatas, etc). Sin hablar toque para el bebe cada uno de los objetos que ha preparado previamente. Inicie con las llaves tocándolas suavemente, ahora las maderitas…y así sucesivamente creando un espacio de silencio entre cada instrumento. Estos actos estimulan el sentido del oído en el niño y lo acerca al adulto.


5 a 10 meses


Afectivo – social: sobre una manta
Provéase de una manta gruesa o bien algún tapete. Coloque la manta sobre el piso y coloque al bebe sobre ella cuidando que quede sentadito. Procure rodear al niño con la manta para que no se salga de ella. Ahora dígale al bebe que darán un paseo por casa. Tome la manta por ambas puntas y jálela de tal forma que se desplace con el  bebe sobre ella  simulando  un paseo en coche, cuide  que el cuerpecito del bebe no se lastime. Den un paseo por toda la casa y en especial evadiendo obstáculos. Resulta divertido y sorprendente para el niño sentir como es jalado por mama o papa generando una sensación diferente en su cuerpecito.

10 meses a 1 año



Afectivo - Social: lanzando       
Siente al bebe al suelo y coloque a su alrededor varios juguetes. Colóquese al frente a él y pídale que le lance juguetes. Motívelo para que elija el que le pida, tratando de  identificar cada uno de ellos. Si solo lanza juguetes al azar permítaselo pues aun no inicia a discernir objetos. Lo importante de esta actividad es el acto de lanzar y generar un acercamiento de juego.

2 y 3 años



Psicomotricidad: movilizando el cuerpo
Para esta actividad requerirá de una pelota. Invite al niño a recostarse boca abajo sobre el piso. Realice lo mismo frente al niño. Láncele la pelota de tal manera que ruede hasta el niño e intente atraparla ahora pídale que se la devuelva rodando para que usted la atrape. Realice el ejerció por varias series tratando de capturar la pelota que rueda. Pase a una segunda posición pidiendo al niño que se siente sobre el piso apoyándose con los brazos a los extremos y las piernitas juntas, coloque la pelota entre las piernas del niño y pídale que suba y baje la pelota sin dejarla caer. Finalmente ambos en la postura de pie y de frente a una distancia cercana láncele la pelota al niño para que trate de atraparla y se la devuelva. Esta actividad resulta ampliamente estimulante para el esquema corporal del niño pues pone en acción todas sus capacidades de: atención, movimiento e interacción con el adulto.

martes, 6 de diciembre de 2011

nacer



0 a 4 meses



Psicomotricidad: enrollando y desenrollando
Provéase de una sabanita ligera. Ahora enrolle al bebe sobre  la sabanita, en un segundo momento  desenróllelo suavemente  de tal manera que ruede el bebe sobre la cama. Procure enrollar y desenrollar suavemente al bebe  a la hora de mover su cuerpecito. Con estos movimientos genera descanso momentáneo en el cuerpecito del niño y fortalece sus musculos. Es un gusto compartir...cbf

5 a 10 meses


Psicomotricidad: titeres
Provéase de varios títeres. Si no tuviera puede sustituirlos por calcetines y solo colóquele ojos, ya sean pintados o bien de papel. Colóquese sobre una mano un títere y llame la atención del bebe  generando una charla trivial y corta. Ahora colóquese en ambas manos otro títere y continúe con  la charla motivando al bebe para que interactué en la charla. Por último colóquele al niño un títere en su manita e incítelo a charlar. De esta manera estimula el lenguaje del niño y genera un clima de afecto entre ambos. Es un gusto compartir…cbf

10 meses a 1 año



Psicomotricidad: a caminar                      
Ponga al bebe de pie y tómelo por las caderas e invitelo a caminar. Realice un breve caminata con en esta postura por la casa con la finalidad de  fortalecer  las extremidades inferiores de niño. Es un gusto compartir…cbf

2 y 3 años



Psicomotricidad: a recortar
Provéase de revistas usadas o periódicos y unas tijeras. Ahora invite al niño a recortar de manera libre las figuras en la revista, (muéstrele previamente como utilizar las tijeras). Déjele solo mientras realiza sus recortes para permitirle que se concentre en sus movimientos. Procure observarlo lejanamente para que no ocurran accidentes. Esta actividad estimula ampliamente la capacidad de atención y en especial los movimientos finos de sus deditos…es un gusto compartir…cbf

lunes, 5 de diciembre de 2011

0 a 4 meses



Psicomotricidad: reflejos
Abra y cierre las manitas del bebe suavemente estirando y masajeándolas alternadamente. Repita la acción por varias veces. Ahora coloque entre sus manitas algún juguete para estimular el reflejo de prensión, jale el objeto a manera de que el bebe haga fuerza con su puño hasta retirar el juguete. Vuelva a realizar la acción generando presión en ambos puños del bebe. Con esta acción usted fortalece las manitas del bebe y sus primeros reflejos.

5 a 10 meses



Psicomotricidad: sentadito
Recueste al bebe sobre la cama boca arriba. Ahora tómelo suavemente por los antebrazos y lentamente siéntelo acompañándolo de “arriba”, sosténgalo así por breves instantes sentadito. Regréselo a la posición inicial y nuevamente vuélvalo a sentar. Con esta actividad fortalece la columna vertebral del bebe y  las extremidades inferiores. Bienvenido diciembre de algarabía y plenitud para el ser humano…nacerá Jesús!!!…Que sea una semana inundada de metas…cbf

10 meses a 1 año



Psicomotricidad: confetis
Prepare un recipiente con confeti y un popote. Muestre al niño como soplar con el popote en un primer intento hágalo  al aire y en el segundo intento sobre el plato de confeti para que observe como vuelan los papelitos por el efecto del aire. Ahora dele el popote al niño  y acérquelo al plato con confetis para que sople. Esta es una actividad de gran esfuerzo para el niño pues inicia a tomar conciencia del inhalar y exhalar, lo cual le permite fortalecer su respiración. Bienvenido diciembre de algarabía y plenitud para el ser humano…nacerá Jesús!!!…Que sea una semana inundada de metas…cbf