miércoles, 30 de agosto de 2017

Estimula el lenguaje de tu bebe

Aprovechar el baño que das a tu bebe para estimularlo es muy oportuno, además de cuidar su higiene aprovechas el momento para favorecer su lenguaje. Solo se trata de preparar algunos juguetitos (3 o 4) para emplearlos en el momento que lo bañes, al iniciar o al concluir el baño. Forma los juguetitos alrededor de la tina en la parte inferior y cuando él bebe ya este sentado en su tina jugando con el agua de pronto sube uno de esos juguetitos como sorprendiéndolo, diciendo su nombre, sumergiéndolo al agua… la idea es  sacar uno a uno para sorprender a tu bebe además de invitarlo a que diga el nombre del juguete que muestras. Unos instantes para chapotear en el agua con un juguete bastaran para estimular el lenguaje de tu bebe. 

Efectos hogareños para estimular a tu bebe




Todo aquel efecto que propicies al realizar alguna tarea cotidiana como el cernir la harina, cortar las verduras, cortar el césped, llenar la bañera de agua son acciones que contienen efectos increíbles para ser observadas por un bebe. Observar, mirar, atender, quedarse quietecito viendo lo que sucede es un poderoso estimulo que despierta en él bebe su capacidad de aprendizaje. 

Música para estimular a tu bebe

Entre los dos y tres años acercar a los niños a sentir, escuchar o tocar música
son experiencias que le resultan placenteras. Además placer que provocas en el bebe al escuchar la música, estimulas en ellos su capacidad para discernir, atender y sensibilizas todos sus sentidos. Solo emplea unos minutos para ponerle a tu bebe música agradable cuando juega, lo bañas o le das de comer. Además cualquier día de la semana complementa la sugerencia acercándole algún instrumento musical como; pandero, flauta, cascabeles, guitarra, piano, tambor para que lo toque, escuche o explore le dejara tremendas experiencias.  

Estimula al bebe con tu rostro



Los aprendizajes altamente fortalecedores para un bebe son los acercamientos con mama o con papa. Todo acercamiento de rostro a rostro deja a tu bebe  con tremendas sensaciones de placer, gusto, alegría además le permites tocarte sentir tu nariz, mirar de cerca los dos orificios de tu nariz, descubrir que no puede tocar tus ojos, oír como sale la voz de tu boca cerquita a su boca, sentir tu pelo, percatarse que no puede jalártelo, sentir tus mejillas con sus mejillas…todo, absolutamente todo aquello que hagas con tu rostro y el rostro de tu bebe sera una aprendizaje cargado de calidez. 

Estimula el gateo en tu bebe


Gatear es uno de los estímulos mas fortalecedores a propiciar en tu bebe y un requisito básico para caminar. Después de los seis meses sentar a tu bebe al piso para que por si solo se inicie a incorporar en posición de gateo, aun cuando no sea la edad para gatear, el solo hecho de estar al piso por impulso el bebe inicia ladearse a uno y lado a otro, a sostenerse con sus manos, empujarse con sus pies. Acciones que ira descubriendo por él o ella solo es cuestión de prepararles el espacio y ellos tenderán a desplazarse y si agregas a esta iniciativa estímulos como el colocarles a una distancia considerable un juguete, una sonaja, una pelota o algún recurso atractivo para ir por ellos pues el bebe se desplazara automáticamente para tomar lo que colocaste frente a el o ella. Solo deja que vaya por eso que quiere el niño o la niña y estarás propiciando su gateo. 

Aceptación de un nuevo hermano (a)

Para cuando llega un nuevo hermanito a casa, explicarlo al primogénito (a) tiene efecto pasajero porque el niño aun no vive o no tiene la experiencia de lo que es tener un hermano. Aun y cuando le digas que es su hermanito y que deberá quererlo (a) te dirá que si porque en ese momento aún no nace o quizá ya nació y dice “si” en automático. Lo real es que  aún no se ha dado la adaptación del nuevo hermano (a) por lo que deberás ser altamente intuitiva para manejar el acontecimiento con el niño o la niña hablo de enseñar al niño a conocer a su nuevo hermanito, conocer y amar son situaciones equidistantes. Conocer significa acontecimiento, algo nuevo, diferente no pides al niño o niña amar, no lo comprometes tan rápido a algo desconocido. Para cuando logres la aceptación del nuevo hermanito hablándole, familiarizándolo, conociéndolo entonces será momento de enseñarle a quererlo. Por otro lado se altamente consciente de tus actitudes, actuaciones y comportamientos  frente al niño (a). No te desvivas con expresiones amorosas hacia el (a) recién llegado frente al más grande porque solo crearas celos. Si vas a besar al recién llegado antes besa al más grande, si le hablas al bebe, háblale primero al más grande, si vas a dar de comer al bebe antes dale de comer al más grandecito, es decir que tus atenciones no se volqueen en el más pequeñito. Trato de decirte que equilibres la atención en ambos niños, trato de decirte que despliegues equidad en ellos. 

jueves, 24 de agosto de 2017

Amuletos para escolares

Cuando quieras recomendar a un  niño o niña que deberá atender a su maestra solo pon un lindo sello en uno de sus deditos y dile lo importante que es escuchar, mirar y reaccionar cuando le hablan y si se le olvida hacerlo el sellito le recordara como hacerlo.
Si has observado desinterés en el estudio de tu hija o hijo ahora que regresan a clases busca motivos poderosos para incentivarlos como; colgar de su mochila un lindo llavero que le signifique un compromiso, esfuerzo para hacer bien las cosas en la escuela, en especial aquello que le aburre, no comprende o entiende compartele que su recompensa será evitar pasar momentos desagradables con mama o papa.
Valdría la pena poner en una de las manos de niños y niñas una pulsera, en especial en la mano con que escribe para ayudarles a reforzar su escritura, copiar bien la tarea o reproducir sus  trazos con agilidad en especial ahora que regresan a clases. Una pulsera que les recuerde atender sus deditos, moverlos con fineza seguir sus movimientos, sentir como se mueven, no perder de vista lo que hacen manos y dedos y lo más valioso esforzase hasta lograrlo.
Con toda la seriedad que implica un compromiso entre adulto – niño para lograr un compromiso escolar como “obedecer” en la escuela sugiero dotarte de una libreta pequeña de compromisos para ser colocada dentro de la mochila. Y no es cuestión de pedir al niño (a) que obedezcan en la escuela o hablarles para que se comporten, es cuestión de generar un compromiso que les ayude a niños y niñas a registrar en esa libreta por ellos mismos cuando se comportan mal en la escuela. Solo declárenlo en esa libreta, comprométanse mutuamente, registren las posibles consecuencias y den seguimiento a ella.
Si al niño o niña no les gusta escribir porque les demanda excesivos esfuerzos tanto mentales como motores pues sugiero comprarle lindos lápices y decorarlos con motivos que los aliente para esforzarse al realizar sus trazos, en especial cuando están en la escuela sin mama o papa.

Su primer día de clases

Llevar por primera vez a un niño o niña a la escuela es una experiencia que los pone en el centro de nuevos eventos; rostros y tonos de voz desconocidos, nuevas actitudes, espacios diferentes, nueva rutina sumado a ello deberá atender a su maestra, comprender lo que le piden, dicen y por su fuera poco; reaccionar al ritmo de los demás. Bajo este preámbulo, respecto a lo que implica llevar a un pequeñito a la escuela, sobre todo en edad maternal (2 y 3 años) lo ideal para contribuir con su adaptación es no reaccionar de inmediato tratando de convencer al niño o la niña para que se quede en la escuela, mucho menos cuestionarles o pedirles que vean bonita la escuela pues solo ellos viven la experiencia. Mejor date a la tarea de observar; ¿que se le está dificultando? ¿llora al quedarse? ¿no le gusto la forma en que lo (a) trataron? ¿Se desconcierta? observar a tu hijo (a) del porque rechaza la escuela te dará elementos para reaccionar y contribuir con ellos. La serenidad y constancia al llevarlo (a) a la escuela será como el antídoto para ayudarles a aceptarla. El cariño que le manifiestes al ir por él o ella a la escuela será un poderoso tonificante para su ansiedad porque descubre que no te perdió, que regresaste y lo más valioso será que en casa no le recuerdes al pequeñito la escuela y si por las noches despierta sobresaltado o llora con ansiedad; reconfórtalo con palabras de cariño y abrázalo para serenarlo (a).

Cuando un niño no pone atención

Si un niño que va al preescolar no pone atención, no es motivo para alarmarse, es motivo para reflexionar y buscar atraer su atención en él o ella con recursos poderosos que lo mantengan atento, escuchando, mirando, descubriendo aquello que un adulto le está contando, diciendo, platicando, enseñando o pidiendo. Cuando pretendes que un niño en edad preescolar atienda algo aburrido, cansado, repetitivo u obligado pues permíteme decirte que no lo lograras, mucho menos aprenderá por el contrario propiciaras rechazo e insatisfacción. Por otro lado cuando los niños pierden la atención en la escuela y quieres resolver la situación en casa pidiéndole que atienda a su maestra será un fatal error porque; desconoces ¿Cómo le enseñan? ¿Cómo le hablan? ¿Cómo se dirigen a él o ella? e incluso ¿Cómo lo tratan? entonces… como pretendes resolver una situación que esta fuera de tu alcance, como pretendes cambiar al niño o la niña si desconoces el origen de la falta de atención. Lo ideal es propiciar desde casa la capacidad de atención en niños y niñas siendo creativa e innovadora para atraer su atención en aquello que te interesa que aprenda, siga instrucciones o reaccione. El cómo atienda el niño a otros adultos, sobre todo en la escuela,  dependerá en gran medida del adulto que está al frente de la educación de tu hija o hijo. Así que en un futuro no te desgastes innecesariamente exigiendo al niño que atienda a otros, mejor despliega acciones que te den certeza de que el niño sabrá atender y reaccionar a lo que otros le piden porque en casa sabe hacerlo.  

miércoles, 9 de agosto de 2017

Psicomotricidad gruesa para bebes

Para fortalecer brazos, piernas y espalda en tu bebe solo requieres recostarlo sobre la cama o su cuna boca arriba. La sugerencia es dejarlo en completa libertad para que movilice piernas y manos a la vez que le hablas. Para ello emplea cualquier juguete del bebe para hacer lo siguiente; colócate frente a él o ella, muéstrale y di el nombre del juguete, elévalo y bájalo a su nivel, una y otra vez a la vez que dices el nombre del juguete. El solo hecho de colocarte frente al bebe y hablarle con el juguete incentivas su lenguaje y movilizas todo su cuerpo. Y para concluir con la estimulación; con el bebe colocado sobre la cama mirando hacia arriba, gíralo sobre uno de sus costados para propiciar que se voltee por completo, por sí solo (a) boca abajo, vuelve a repetir la acción para que tu bebe ejercite su espalda. 

Psicomotricidad fina para lactantes

Permitir que tú bebe toque con sus pies diferentes texturas es fabuloso para fortalecer su marcha. Si gatea, da sus primeros pasitos o ya camina cualquier textura que coloques a su paso será estimulante para caminar con sus pies desnudos. Puedes iniciar tomándolo de la manita, si ya camina o ambas manitas sin aún no camina, para llevarlo (a) sobre distintos tipos de suelo que tengas al alcance como el piso de tu casa, el pasto, tierra, arena o bien puedes colocar sobre el suelo una manta, cobertor o alfombra para que tu bebe experimente más texturas al caminar sobre ellas con los pies desnuditos. El cómo hacerlo...bastara con alternar cada una de ellas, caminando por unos cinco minutos, por lo menos tres veces a la semana, si eres constante y no pierdes la paciencia será una actividad ideal para fortalecer piernas y pies del bebe. Por ultimo relaja los pies del bebe en agua, lo cual puedes hacer dentro de casa colocando en una tina agua templada para que tu bebe meta sus pies con algunos juguetitos para que chapotee libremente, será excelente para cerrar la estimulación que iniciaste. 

Psicomotricidad gruesa para maternales

La psicomotricidad gruesa para maternales se vuelve un “debe” en todo niño o niña. Expreso como un deber estimular este aspecto de desarrollo en niños y niñas porque de no ser así para cuando sea preescolar notaras retrasos en esta área de desarrollo. La psicomotricidad amerita estimularse tanto fina como gruesa pero en este caso te compartiré algunas propuestas para estimular espacio y lateralidad. Cada día que se te presente una oportunidad de salir con el niño (a) permítele dar unos pasos por él o ella, permite que experimente el caminar solo (a), permítele experimentar la soltura de su cuerpo al desplazarse por distintos espacios, que alcance a dimensionar la totalidad de lo que le rodea sintiendo su cuerpo desplazándose a tu lado.  De igual manera programa algunas salidas al aire libre donde haya montículos, veredas, caminos u obstáculos para caminar. Sera fabuloso el hecho de caminar por terrenos desconocidos para el niño (a) además de acercarles opciones para ejercitar su cuerpo por distintos espacios. Al propiciar estas acciones desarrollas en ellos seguridad al caminar junto a ti. Una salida al aire libre deja al niño experiencias de concentración, agilidad y habilidad para desplazarse por distintos terrenos y sobre todo; contactar con la naturaleza. Finalmente para estimular la lateralidad, cualquier opción de las anteriores que te he compartido, aprovéchala para darle indicaciones al niño (a) acerca de dónde caminar  a un lado de ti, delante de ti, atrás, a la derecha o izquierda indicaciones  que estimularan lateralidad. 

Psicomotricidad gruesa en preescolares

Propiciar que el cuerpo de un preescolar entre en equilibrio frecuentemente es un excelente medio para fortalecerlo ademas de ubicarse, desarrollar su atención y  pensar. Se leen demasiadas cualidades a propiciar pero te aseguro que al propiciar el equilibrio en tu hijo o hija desarrollas considerablemente estas habilidades así que te invito a poner en práctica cualquiera de las siguientes propuestas que te comparto:

Andar en patineta, bicicleta o patinar son algunos juegos que quizá ya practique tu hijo (a) lo cual le demanda equilibrio pero se requiere afinar esta habilidad hablo de propiciar mayor complejidad como caminar sobre una cuerda sobre el piso, saltar obstáculos, caminar sobre líneas pintadas en el piso, caminar sobre la punta de los pies, saltar en un pie, caminar con zancos de madera o botes, subir y bajar escalones todo aquello que observes que demanda equilibrio al cuerpo de tu hijo o hija pues es perfecto para ponerlo en acción.

Psicomotricidad gruesa en escolares

Propiciar la psicomotricidad gruesa en los escolares es benéfico, aun cuando ya han alcanzado su desarrollo normal en su cuerpo requieren fortalecerlo. Se estila para fortalecer el esquema corporal en niños y niñas realizar algún deporte como también sugiero propiciar este fortalecimiento de manera libre. La libertad que el niño experimente para fortalecer su cuerpo por iniciativa propia o con la guía de los padres es enriquecedora para su cuerpo sumando las siguientes sugerencias que te comparto. Se trata de invitarlos a trepar, escalar, balancearse. Tres acciones que no necesariamente requieren de terrenos  o espacios especializados para hacer esta actividad basta con hacerlo dentro o fuera de casa. Para balancearse solo necesitas de una cuerda para colgar de un lugar que observes seguro e invitar al niño a balancearse en ella e incluso el mismo puede preparar su cuerda solo es cuestión de que le indiques como hacerlo para después balancearse en ella. Para escalar no hace falta ir a una montaña, basta con buscar alguna pared, peldaños, arboles e incluso puedes pedir que te fijen algunas piedras o ladrillos sobre una pared de tu patio para que los niños escalen libremente con la seguridad adecuada. Trepar es una conducta que se da al natural en niños y niñas en edad escolar solo basta propiciarla no hace falta tanta planeación con inducirla dentro o fuera de casa aprovechando los medios con que cuentes como; trepa a la silla para bajar tu ropa, trepa al techo para barrerlo, trepar al banco para bajar los alimentos y si salen al parque te aseguro que por ellos mismos treparan todo lo que se les presente.  Si permites que el niño trepe, escale o se balance por si solo permitiras que se fortalezca su cuerpo, les das seguridad ante el riesgo y sobre todo lo llevas de la pasividad a la actividad de manera supervisada por ti.