miércoles, 28 de junio de 2017

Favorece la atención en tu bebe

Favorecer en tu bebe la capacidad de atención es como iniciarlo a percibir los pequeños y grandes detalles que lo rodea. Cuando pones a su alcance distintos materiales de la vida diaria como algodón, limones o manzanas, pones al alcance del niño distintas alternativas para sentir, explorar y percibir texturas y tamaños. Situación que llevaran a tu bebe adquirir dominio de él o ella, de sus manitas y sus dedos. Se trata de sentarte con el niño a la mesa para jugar con distintos materiales solo provéete de dos tazones grandes, coloca en uno de ellos algunas bolitas de algodón y el otro déjalo vacío. Con tu material dispuesto en la mesa invita al niño a meter sus manitas al recipiente para sentir el algodón, explorarlo, mirarlo y pasar bolita a bolita al tazón vacío. Lo importante de este ejercicio es mostrar al bebe como pasar bolitas de algodón de una en una a un tazón vacío. En un primer momento quizá sus manitas intentaran tomar todo, pero de eso no se trata, la intención es enseñar al niño a percatarse de la unidad, de tomar un algodón para llevarlo al recipiente vacío. Hecho este primer acercamiento ahora repite la actividad con limones y asegúrate que sea una cantidad equilibrada, finaliza la actividad con las manzanas.

Favorece la atención en lactantes


La atención es una habilidad para ser estimulada a temprana edad (lactantes), solo necesitas proveerte de una tira de vasos de plástico llamativos e invitar al niño hacer torres con los vasos. Solo da la pauta al niño de cómo hacerlo y él o ella se encargaran del resto, lo importante de esta actividad es que el niño tenga a su alcance colorido, plástico y un mismo tamaño para hacer infinidad de creaciones. Puedes incentivar la actividad partiendo por hacer torres, después caminos, más tarde edificios, casas, laberintos e incluso su propio nombre. El acto de representar acciones con vasos de colores le demandara a tu bebe iniciativa para pensar, atender y control de sus manitas.

Favorece la atención con un gotero

Un gotero es un excelente recurso para favorecer la atención en tu bebe (etapa maternal), basta con llenarlo con agua con alguna tintura de color o simplemente agua. Puedes iniciar colocando sobre la mesa una hoja grande de color para que el niño deje caer gotitas de agua sobre el papel, gotitas cayendo libremente y para cuando él bebe se haya familiarizado con el gotero y lo controle con sus manitas ahora puedes ponerle hojas de revistas para dejar caer gotitas siguiendo instrucciones, puede ser sobre rostros, boca, ojos, orejas, pelo dependerá en gran medida las imágenes que le pongas a su alcance y la instrucción que le des. Un gotero es suficiente para propiciar acciones para atender y desarrollar destrezas motoras. 

Favorece la atención en los preescolares

Favorecer la atención en los preescolares mediante el dibujo les resulta ampliamente entretenido sobre todo si de encontrar semejanzas y diferencias, seguir caminos o descubrir imágenes se trata. Para ello te propongo que imprimas las imágenes que te dejo a continuación e invites al niño a jugar con ellas.

Encuentra el panda

Encuentra el trébol de cuatro hojas
Encuentra las diferencias

Sigue el camino
Sigue el camino
Sigue el camino


Dibujar para compartir

Dibujar para los adultos es una situación que poco ponemos en práctica, sobre todo si no es nuestra especialidad, pero los niños poseen de manera natural esa grandiosa virtud así que porque no aprovecharla para favorecer la atención en niños y niñas. Se trata de invitarlos a dibujar lo que gusten y sumarnos a sus creaciones, ellos en su cuaderno favorito y con sus lápices de colores y tu provéete de una libreta exclusiva y unos lindos colores para dibujar con tu hijo (a), se trata de que el niño mire tu intención honesta de querer compartir con él o ella el arte de dibujar. Solo deja que el niño inicie a dibujar lo que guste y una vez tenga su dibujo, reprodúcelo con tus propios trazos tomando como referencia el de él o ella por ejemplo si el niño se dibujó así mismo, pues dibújalo en tu cuaderno, si el niño dibujo animalitos, dibuja los mismos animalitos con tu propia originalidad, si el niño dibujo flores, dibuja esas flores con tu propia originalidad la intención reside en sentarte con él o ella a dibujar, a reproducir lo que ellos hacen pero con tu propios trazos será una forma de acompañamiento en las destrezas creativas creando en ambos acercamientos, desarrollas la atención en tu hijo (a), se despierta la originalidad en ambos, etcétera. En otra ocasión pueden variar el momento, quizá empieces tú y el niño reproduzca tus trazos o bien cada uno puede dibujar lo que guste y al terminar compartir lo que hicieron.


martes, 27 de junio de 2017

miércoles, 21 de junio de 2017

Vitalidad

El niño está vivo. No puedes definir su vitalidad, pero está allí, puedes sentirla hay tanta vitalidad que no se puede perder. Es fresca, puedes oler la frescura alrededor del niño. Esa fragancia, poco a poco, desaparece cuando llegan patrones que debe imitar o conductas de otros que debe seguir.

Inocencia

No podrás encontrar algo más profundo y sincero que mirar a los ojos a un niño. Los ojos de un niño son un abismo, su pureza no tienen final. Desafortunadamente socialmente se va a destruir, pronto sus ojos serán sólo superficiales debido a las capas y capas de condicionamiento, esa profundidad, esa inmensa profundidad de pureza habrá desaparecido mucho antes. Y esa era su cara original.

El niño es conciente

El niño no tiene pensamientos. ¿Sobre qué va a pensar? Para pensar hay que tener un pasado, para pensar hay que tener proble­mas. Él no tiene pasado, sólo tiene futuro. Todavía no tiene pro­blemas, carece de problemas. No tiene posibilidad de pensar. ¿En qué puede pensar? El niño es consciente pero sin pensamientos. Esa es la cara original del niño.

El rostro original del niño

El rostro original del niño es tan valioso que cualquier problema vale la pena. Es tan valioso que, pagues lo que pagues, sigue siendo barato; no te está costando nada. Y qué alegría el día que te encuen­tras a tu hijo con su rostro original intacto, con la misma belleza que trajo al mundo, la misma inocencia, la misma claridad, la misma ale­gría, jovialidad, la misma vitalidad... ¿Qué más puedes pedir?
Tú no le puedes dar nada al niño, sólo puedes tomar. Sí real­mente quieres hacerle un regalo al niño, éste es el único posible: no interfieras, arriésgate y deja que el niño se adentre en lo desco­nocido, en lo inexplorado, en su vida. Es difícil un gran temor paraliza a los padres: ¿quién sabe lo qué le puede pasar al niño?
Por este temor empiezan a moldear un cierto patrón de vida en el niño. Por este temor comienzan a dirigirle hacia un camino determinado, hacia un objetivo particular, pero no saben que por ese temor están destruyendo al niño, no será feliz, no te lo agradecerá; siempre cargará resentimientos.

Los niños merecen respeto

Los niños se merecen todo el respeto que puedas dar porque son tan nuevos, tan inocentes, tan cerca de la divinidad. Es hora de respetarles, no de obligarles a rendir respeto si lo sienten lo sabrán dar.
Respetar a los niños es valioso porque ellos están más cercanos a la fuente de vida; los adultos nos hemos alejado de nuestra fuente. Ellos todavía son originales, nosotros somos una copia. ¿Si entiendes qué es lo que puede suceder si eres respetuoso con los niños? entonces a través del amor y del respeto puedes ahorrarles que vayan en la dirección equivocada, no por miedo sino por respeto y amor.

miércoles, 14 de junio de 2017

Estimula al bebe con cucharas

Juega con cucharas con tu bebe. Las cucharas de distintos materiales son ideales para estimular atención, control de manos, dedos y percibir distintos sonidos. Reúne por lo menos 5 cucharas de distintas características, metal, madera,  plástico, grandes, medianas, pequeñas para estimular a tu bebe. Sentados a la mesa invita al bebe hacer sonidos con cada una de ellas (una a una) puedes iniciar con la cuchara más grande para concluir con la más pequeña. Los tamaños llevaran a tu bebe a sentir distintos pesos y sonidos. Inicia por mostrar la cuchara al bebe, di su nombre y golpear con ella sobre la mesa. Después invita al niño a realizar lo mismo, permítele que lo haga libremente una y otra vez, pasados unos segundos dale la otra cuchara, continua de la misma manera con el resto de las cucharas. Concluye dándole todas las cucharas para brindarle distintas opciones.

Estimula el gateo en tu bebe

A partir de que tu bebe adquirió madurez y control de su cuerpo y es capaz de mantenerse sentado llego el momento de iniciarlo en el gateo lo cual se da entre los 7 y 10 meses o antes. Solo siéntalo al nivel del piso y permítele que tome la iniciativa para desplazarse, explorar por el mismo, no necesitas hacer nada mas solo sentarlo al nivel del piso para que impulse su cuerpo hacia lo que le atraiga. Al permitir esta soltura a tu bebe se acostumbrara a tomar la iniciativa de movilizar su cuerpo por el mismo para gatear. Si después de esta primera practica varias el espacio del gateo el cual puede ser sobre pasto, alfombra, tela, cartón le permitirás experimentar nuevas sensaciones al gatear y por lo tanto favorecerás la movilidad en tu bebe.

Noción de espacio para maternales

Cuando brindas al niño la oportunidad de experimentar la sensación; dentro – fuera le brindas nociones de espacio porque llevas su cuerpo a vivir distintas experiencias. Puedes iniciar la experiencia dentro de casa al pedir al niño que entre a su recamara, salga de su  recamara, entre al baño, salga del baño, entre a la cocina, salga de la cocina. Observa como la instrucción es “entra” pocas veces empleamos los términos dentro – fuera, hago este paréntesis porque es necesario que cuides el concepto, con ello no quiero decir que sustituyas la instrucción “entra” por “dentro” no, se trata de que independientemente de cómo te dirijas a él o ella lo importante es la sensación del desplazamiento. Y si deseas afinar la sensación de dentro - fuera solo emplea cajas grandes, muy grandes, medianas y pequeñas para colocarlas en tu jardín, el patio e incluso dentro de tu casa. Coloca las cajas aleatoriamente y bastara con dar al niño la siguiente instrucción;

-Vamos a jugar con cajas de la siguiente manera, al escuchar el sonido de esta campana significa que deberás colocarte dentro de la caja y al tocar las llaves significara fuera de la caja así que vamos a jugar haciendo rápido, muy rápido o lento muy lento.

Control del esquema corporal en preescolares

La atención y el control del esquema corporal  en niños y niñas es fundamental propiciarla a partir de los cuatro años. Solo requieres de una manta y un globo para jugar con tu pequeño de la siguiente manera: colóquense frente a frente, dale al niño dos extremos de la manta, toma los otros dos extremos y coloca un globo sobre esa manta y ahora se trata de balancear ese globo para que no caiga. El primer intento lo pueden hacer a un mismo nivel, para cuando el niño se haya familiarizado con el juego pueden hacerlo a otro nivel e incluso pueden emplear otro tipo de material como; periódico, mascadas, pelotas de distintos tamaños, etcétera. Jugar unos minutos con el niño con esta propuesta le ayudas a controlar todo su cuerpo y atender a esos pequeños detalles de la movilidad que se propicie con un globo u otro material.

Psicomotricidad fina para escolares

La psicomotricidad en los escolares se vuelve un tema fundamental a partir de los seis años sobre todo cuando de escribir se trata. Te compartiré algunas recomendaciones para cuidar que la escritura en niños y niñas vaya adquiriendo la habilidad necesaria. Para ello te comparto las siguientes recomendaciones;
Tomate unos minutos al día para llevar a niño a experimentar sus trazos en distintos materiales; hojas grandes, pequeñas, de colores, duras, blandas lo importante es familiarizarlos con distintos materiales para ubicar distintos espacios.
Acerca al niño recursos de distinto tipo para escribir, la finalidad es identificar que le acomoda bien entre sus dedos para ejecutar sus trazos para ello provéele de distintos lápices desde; crayolas, lápices de colores, plumones, lapiceros, plumas lo importante es que el niño tenga la experiencia de manejar distintos recursos pues a través de ello decidirá con que escribe mejor.
Por ultimo llévalo a ubicarse en el papel, es decir que el niño conozca el sentido de; arriba, abajo a un lado, al centro, etcétera solo da la instrucción, guiándolo donde escribir y después déjalo para que descubra, perciba y escriba en los espacios que desee. Para cuando llegue el momento de la formalidad de la escritura los niños ya sabrán desplazarse y ubicarse en un cuaderno escolar.



miércoles, 7 de junio de 2017

Saber disfrutar

Uno de los valores que me parece puede enriquecer la vida de todos, es la capacidad para saber disfrutar de los demás. ¿Cómo se enseña a los hijos a disfrutar de los padres, a los padres a disfrutar de los hijos, a los hermanos a disfrutar de las hermanas o las hermanas, de los hermanos? Un paso muy importante es aprender a estar a gusto consigo mismo. ¿Sabes cómo disfrutar de tu persona? ¿Te agrada tu propia compañía cuando estas solo?  Algunas personas se confunden en el sentido que creen que estar a  gusto con ellas mismas las hace antisociales, como quien dice, si disfrutas de ti mismo, no podrás disfrutar de los demás. A mí me parece todo lo contrario. Si no has aprendido a sentirte a gusto con tu propia compañía, será que te preocupas indebidamente pensando en lo negativa (o) que eres y tratando de encontrarte defectos. Así es probable que resultes negativo para otros.
El principio de la alegría del niño con su propia persona empieza cuando aprende a disfrutar de partes de su cuerpo, sus manos, tocar, la sensación de su piel, los colores y sonidos que lo rodean y especialmente el tono de su voz, aunado al placer de mirar a su alrededor.
Puede disfrutar lo que el produce, sus chapoteos, sus regueros y tiraderos. Ver que los adultos  disfrutan de su placer contribuye en mucho a que sienta que la persona también es para disfrutarla. El goce es cuestión de estética, relativamente hablando. Hacemos muy poco durante la crianza normal de los niños para ayudarlos a disfrutar de su persona. Veo tantas familias en donde la idea de criar a sus hijos y ser padres resulta una experiencia formidable y llena de arduo trabajo, histeria y zozobra.
No pienso que divertirse este reñido con ser competente. De hecho, no creo que uno pueda ser realmente competente si no disfruta al mismo tiempo de lo que está haciendo y sienta esa sensación de ligereza. Si todo lo que dice mamá o papá tiene que tomarse con el supuesto peso de la sabiduría y el poder, existe poca oportunidad para desarrollar el lado ameno de las cosas. Enfrentémoslo, el simple hecho que los adultos se conviertan en maridos y padres, esposas y madres no significa que deben convertirse en no personas. Solamente se han transformado  en gentes con nuevas tareas. La familia enseña a los jóvenes como querer. ¿Alguna vez te has puesto a pensar cual es la sensación de amar? Cuando yo la siento, se me aligera el cuerpo, me aumenta la energía y da seguridad, me regocijo y ensancho, estoy sin temor, confiada y segura. Tengo una mayor conciencia de mi propio valor. Existe en mí un profundo conocimiento de las necesidades y deseos de la persona a quien dirijo estos sentimientos. Mi impulso es buscar la forma de unir esas necesidades y anhelos con los míos. Trato de no lastimar ni de imponerme al que amo.
Basada en mi experiencia respecto a la idea de lo que es el amor, encuentro que es un elemento bien escaso en la mayoría de las familias. Oigo mucho acerca del dolor, frustración, desempeño y coraje que los miembros de la familia sienten entre sí. Se pasan tanto tiempo haciendo las cosas correctas y cumpliendo con sus tareas que no hay tiempo para querer y disfrutar.
Ahora demos un vistazo a la situación familiar desde el punto de vista del bebe.
Yo en un tiempo fui bebe pero no recuerdo lo que sentí, a excepción de algunas ráfagas de memoria, tal vez como Tú.
Voy a intentar ponerme en el lugar de un bebe llamado Tito:
“Siento que a veces me duele el cuerpo. Me molesta la espalda cuando me aprieta mi ropita y cuando estoy demasiado rato en la misma posición. Me avisa el estómago cuando tengo hambre y me duele cuando como demasiado. Si la luz me da directamente en los ojos, me lástima porque no puedo mover la cabeza y en los ratos que me ponen al sol, me quemo. Mi piel se acalora al estar envuelto y otras veces se enfría por falta de ropa. Hay momentos en que me arden los ojos y me aburro de tanto mirar el techo. Se me duerme el brazo cuando me acuestan sobre él demasiado tiempo. Siento que tengo mis nalguitas y entrepiernas irritados porque a veces me dejan con el pañal mojado mucho tiempo. Me dan cólicos cuando me estriño. Si estoy en una corriente de aire me da escalofrió.
A veces estoy tan quieto que mi cuerpo se siente seco e incómodo. Me duele cuando el agua del baño está demasiado fría o caliente. Muchas manos me tocan. Me duele que me aprieten. Siento que me manosean y apachurran. Algunas manos parecen tenazas. Todas las manos me empujan, me jalan, me sostienen, otras son fuertes y suaves.
No creo que mi mama sepa cuando sus manos y su voz me lastiman. Creo que si lo supiera trataría de cambiar. Parece tan distraída en ese momento. Cuando las manos de mi mama me lastiman demasiado seguido y su voz continuamente es desagradable empiezo a tenerle miedo. Al acercarse me pongo rígido y me echo para atrás. Entonces se enoja o se siente ofendida. Ella cree que no la quiero, pero en realidad es que le tengo miedo. Después oigo que mama y papa se pelean. Indudablemente es por mi causa. A lo mejor no debí de haber llorado. Otras veces es al revés. 
Virginia Satir.