viernes, 21 de septiembre de 2012

Madurez


La madurez llega a través de experiencias de vida cada vez más profundas, no evitando la vida. Evitando la vida con­tinuarás siendo infantil.
Un niño tiene que ser infantil, de otro modo des­perdiciará la gran experiencia de la infancia. Pero seas joven o viejo, ser infantil simplemente denota que no has crecido. Ser como un niño es un fenómeno totalmente diferente. ¿Qué quiere decir?
Jesús repetía sin cesar: «A menos que seas como un niño no entrarás en el reino de Dios». Así que; «No entrarás en el reino de Dios si no eres como un niño». ¿Qué quería decir Jesús con «ser como un niño»? Muchas cosas. Una, el niño siempre es total. Haga lo que haga, se queda ab­sorto en ello, nunca es parcial. Si está recogiendo caracolas en la playa, todo lo demás desaparece de su consciencia, lo único que importa son las caracolas y la playa. Está absorto, absolu­tamente perdido en ello. Esa totalidad es una de las cualidades fundamentales de ser como un niño. Eso es concentración, eso es intensidad, eso es totalidad.
Y lo segundo: un niño es inocente. Funciona desde un es­tado de no saber. Nunca funciona desde el conocimiento, por­que no lo tiene.
siempre funcionas desde el conocimiento. Conoci­miento significa pasado, todo lo que te han transmitido y lo que tú has reunido: y cada nueva situación es nueva, no se le puede aplicar ningún conocimiento. No estoy hablando de in­geniería o de tecnología: ahí el pasado es aplicable porque una máquina es una máquina. Pero cuando estás funcionando en una atmósfera humana, cuando te estás comunicando con seres vivos, ninguna situación es una repetición de otra. Cada situación es única. Si quieres funcionar correctamente tendrás que hacerlo a través de un estado de ignorancia, como un niño. No interpongas tu conocimiento, olvida tu conoci­miento. Responde a lo nuevo como nuevo, no respondas a lo nuevo desde lo viejo. Si lo haces, no acertarás: no habrá un puente entre tú y lo que está sucediendo a tu alrededor. Siem­pre llegarás tarde, siempre perderás el tren.