martes, 4 de diciembre de 2012

Tres efectos de una conducta desafiante


El temperamento: Se verá fotografiado ante una crisis de violencia. Y es la dimensión biológica de la personalidad. Está escrito en los genes y es heredado. En él confluyen fenómenos psicofisiológicos y se organizan en funciones biológicas y expresiones conductuales. Las funciones biológicas son la respuesta de la ansiedad, las respuestas instintivas o impulsos, el estado de ánimo que manifiesta el niño o el adolescente ante comportamientos desafiantes,
La ansiedad es en una cadena de eventos neuronales que bañan el cerebro con sustancias químicas específicas (tales como el cortisol y la noradrenalina) para enfrentar  adecuadamente situaciones desafiantes o amenazantes, ya sean reales o imaginarias. La respuesta de ansiedad les permite hacerles frente o huir. Cuando ésta es excesiva, provoca una sobre alerta, una especie de luz incandescente que ilumina el cerebro intensamente, bloquea la capacidad de discernir y cede paso a un conjunto de conductas inmediatas, primitivas, orientadas a la supervivencia. En cierto sentido, la ansiedad calienta la cabeza y facilita conductas impulsivas. Si la respuesta es excesiva o los mecanismos de autocontrol son deficitarios y aparecen conductas agresivas.      
Finalmente las respuestas instintivas son las conductas primitivas que están orientadas a la supervivencia. Se desencadenan de modo inmediato, no consciente, sin elaboración reflexiva. Atacar un plato de comida movidos por la ira, agredir para defenderse son conductas instintivas. También lo es, paradójicamente, cierta forma impulsiva de suicidio. El rasgo esencial en todas estas conductas es la rapidez con la que emergen.
Aquí encontraras mas; http://www.youtube.com/watch?v=oFtxEgLkyQQ