lunes, 9 de septiembre de 2013

Los limites facilitan la con-vivencia

Los límites son reglas de convivencia.                         
A menudo los jóvenes dicen que les falta comunicación con los padres, y dicen bien. ¿Cómo se van a comunicar si nunca están debidamente juntos?
Debidamente quiere decir en horarios compartidos, en situaciones compartidas, en relaciones compartidas.
Comer juntos en torno a la mesa es un límite versus, que tiene que ver con el comunicarse.
—Hijo mío, debes saberlo: los humanos inventaron los almuerzos y las cenas no para alimentarse e ingerir pro­teínas y calcio, sino para... estar juntos.
Estando juntos en una de ésas hablamos. Si hablamos, en una de ésas nos comunicamos.
Por otra parte, si cuando descansamos te pones tus audífonos para hacerte invisible y yo prendo la televisión para no saber de problemas, se nos hará difícil no sólo disfrutar de lo que escuchamos, sino simple­mente convivir.
Eso es lo que compartimos. No las ideas, que cada cual tiene la suya.
Pero para discutirlas entre nosotros compartimos una serie de modales, y esos son los límites.