jueves, 30 de agosto de 2012

Cara con cara


El amor a los hijos generalmente nos invita a postrarnos en diferentes planos. Y te aseguro que esto ya los has hecho con tu bebe. Tu boca arriba y el bebe boca abajo ambos recostados sobre la cama. Se trata de jugar con sus caras, jejejeje. Si con sus caras. Solo deja tu cara al nivel de la cara del bebecito y pídele que toque tu frente con su cara, tus mejillas con su cara, tus ojos, tu boca, tu nariz, tus orejas... que toque toda tu cara con su cara..guauuuu hermosa sensación para el bebe. Y hermoso contacto visual que le brindas desde otro plano corporal. Pues mira muy de cerca a la estrella que lo trajo al mundo TU, bravo, bravo!!!