lunes, 4 de junio de 2012

peldaño tras peldaño


Observa  las diferentes barras que muestra esta imagen, pues la aportación del día  requerirá de algo similar. Si en casa cuentas con pequeños peldaños como estos, puedes emplearlos o bien desplazarte con el niño algún parque cercano para trepar peldaños. Así es…con tu ayuda invita al niño a trepar cuidadosamente peldaño por peldaño desplazándose horizontalmente por ellos, o bien ascendiendo verticalmente hasta llegar al último peldaño con la ayuda de mama para no caer. Y será enriquecedor si acompañas al niño a subirte en los peldaños. Suban y bajen tantos peldaños como deseen, hasta que sus cuerpos se agoten ante  la delicia de movilizar la totalidad del cuerpo. Y mira lo que sembraste en el corazón del niño: pensamiento para  realizar cálculos exactos, cuerpo para movilizar cada una de sus partes y emociones al  compartir con mama. Vez como de la nada surge un hermoso acto: “cuerpo, mente y alma” para ser uno en el mundo….saludos