jueves, 7 de junio de 2012

empatizando


Las buenas relaciones al interior de la familia dependen en gran parte de que sus miembros sepan interpretarse el uno para el otro. Sin importar que palabra usen, sin importar si trastabillan, sin importan las inconsistencias….solo son limitaciones visibles para el otro. Nuestras mentes funcionan mucho más aprisa que nuestra lengua y hace que a menudo empleemos un lenguaje casi taquigráfico lo cual te llevara a entender algo totalmente opuesto a lo que el otro quiso darte a entender.
Lo realmente valioso se halla en la actitud que adoptes ante este tipo de comunicación con los miembros de la familia, y en especial con aquel que aun no ha conseguido darse a entender adecuadamente con el resto de la familia.
Tu postura para abrirte, para solidarízate y hasta empatizar con quien atraviesa por todo un bagaje emocional a la hora de comunicarse…será casi mágica, pues miraras al SER que estas dispuesto a escucharlo y a entenderlo aun cuando conoces sus limitaciones.
Te confieso que Yo me comunico de atrás para adelante, jejeje, y sin embargo mis hombres me muestran tal empatía, que se sientan a mi lado y me dicen amorosamente: -a ver ma….dime que me quieres decir?....eso me desarmado y gracias a esta postura voy corrigiendo mi comunicación….saludos y gracias por leerme