miércoles, 9 de mayo de 2012

sintiendo el pasto


Cuando te dispones a sensibilizar los pies del niño, resulta un juego muy atractivo y estimulante. Para ello te sugiero que se desplacen a una zona donde haya pasto. Se trata de desnudar previamente los pies de ambos para que entren en una temperatura normal. Ahora caminen por el pasto de manera natural de tal forma que el niño sienta la hierba en sus pies, ahora tomen diferentes ritmos ala caminar: rápido, lento, rápido, lento, etc. es decir genera ritmos durante la marcha sobre el césped, es decir a la vez que sienten el césped sienten la velocidad. Dos grandiosas oportunidades de sensibilizar los sentidos. Al finalizar, masajea los pies del niño y vuelve a cubrirlos con sus calcetines…enhorabuena