martes, 8 de mayo de 2012

el lenguaje del niño

A partir de los cuatro es la edad cumbre para los interrogatorios incesantes del niño. Es un niño despierto capaz de elaborar e improvisar preguntas casi interminablemente. Quizá sea una forma evolutiva de su lenguaje, puesto que a esta edad aun existen manifestaciones de un lenguaje infantil, por lo que su misma volubivilidad sirven para hacerlo mas fluido y fácil. Es sabido que a esta edad el niño charla para obtener la atención del adulto y a la vez su beneplácito. Le agradan los juegos de palabras especialmente su cuenta con un auditorio que lo reconozca. Se divierte con los mas absurdos desatinos de su propio lenguaje y es capaz de perpetrarlos deliberadamente por puro sentido del humor.