martes, 10 de abril de 2012

transparente


Mientras tres era una edad de transición cuatro se encuentra muy avanzado en el nuevo camino del desarrollo debido a su mismo carácter transitorio. Tres era más ingenuo y original. Cuatro es más refinado y hasta algo dogmatico, debido a su manejo vocacional de las palabras e ideas. Su seguridad verbal puede engañarnos, haciéndonos atribuirle más conocimientos de los que en realidad posee. Muestra gran propensión al hablar, al producir, al crear…y es altamente reactivo con el adulto que lo cuestiona. 
Ahora tienes cerca de ti a un niño más trasparente a la observación que sabe identificar lo que mama hace correctamente o incorrectamente, pues tu se los has enseñado. Por así decirlo ahora hay un pequeño juez en casa.