lunes, 5 de marzo de 2012

una familia nutridora



Los cuerpos agiles, las expresiones tranquilas, los integrantes se ven a la cara, no con miradas esquivas, ni bajando la vista. Hablan con voz clara y sonora. Hay armonía y fluidez en las relaciones. Los hijos aun siendo pequeñitos son espontáneos y amables, la familia los concibe  como personas y son tomados en cuenta.
El lugar donde viven está lleno de luz y color. Definitivamente, es un hogar donde habitan personas, planeando para formar seres humanos y no para cubrir las expectativas sociales de las apariencias.
Una familia nutridora es el origen de hombres y mujeres felices...